logo innofisio
icono facebook icono instagram icono youtube icono telefono icono ubicacion
Pide Cita

TENGO UNA HERNIA DISCAL

Y ahora, ¿qué hago?

 

 

Te acaban de diagnosticar una hernia discal gracias a una resonancia. Puede que coincida con tu dolor o que la tienes donde no te molesta. ¿Esto a qué se debe? ¿Puedo hacer vida normal con una hernia? ¿Es normal tener hernias? ¿Qué expectativas puedo tener a partir de ahora? ¿Todas las hernias duelen?

En este artículo vamos a darte respuesta a las diferentes preguntas que nos hacen nuestros pacientes cada día en consulta.

 

hernia1

Imagen extraída de esta aquí.

 

¿Qué es una hernia discal?

Podemos definir una hernia discal como un globo lleno de miel que se empieza a romper, de modo que el contenido empieza a salirse de su interior. Esta sustancia, al salirse puede comprimir, o no, algunas estructuras como el nervio o el ligamento, o por el contrario irse al espacio libre. Dependiendo de hacia dónde migre, provocará o no sintomatología.

Primero necesitamos conocer un poco la anatomía para poder entender el concepto. Nuestra columna vertebral está formada por una serie de huesos superpuestos verticalmente y unidos entre sí por ligamentos, llamados vértebras. Tenemos 7 vértebras cervicales, 12 dorsales y 5 lumbares. Entre ellas se sitúa el disco intervertebral que actúa como un amortiguador o un cojín. A su vez, el disco intervertebral está formado por dos estructuras, un anillo fibroso (que sería “el globo” del que antes hablábamos) y un núcleo pulposo (que corresponde a “la miel” que rellena al globo).

El anillo fibroso funciona como una estructura de contención del núcleo pulposo, lo abraza como si fuese un cinturón que evita que el núcleo pulposo pueda salir del anillo.

 

Estamos ante una hernia discal o un disco herniado, cuando se lesiona el anillo fibroso, y el contenido (núcleo pulposo) sale de los límites del anillo. En una hernia discal se pierde la forma original del disco en mayor o menor medida, debido al rebosamiento de núcleo pulposo fuera del anillo que en un principio lo contenía. Aquí podéis verlo en vídeo.

 

 

Tipos de hernias

Según el estado del anillo fibroso vamos a tener diferentes estadios o tipos de hernias:

 

hernia2

Imagen tomada de este aquí.

 

¿Qué puede causar una hernia discal?

Los factores son múltiples para la formación de una hernia. A veces se producen hernias ante algún traumatismo o algún movimiento brusco, pero lo más normal es que sea la degeneración del anillo fibroso la que vaya produciendo la hernia discal.

Obviamente existen muchos otros factores que pueden favorecer la formación de las hernias discales. Es importante entender que el disco es un elemento de desgaste del cuerpo, de modo que cuanto más trabaje, más se gastará. Claro ejemplo de ello, es que los discos de las zonas más móviles de la columna (lumbar y cervical) son los que más se desgastan y por lo tanto, donde más frecuentes son las hernias.

Algo importante a tener en cuenta, es que nuestra columna tiene una gran movilidad, como por ejemplo: las gimnastas, los patinadores, los bailarines… ellos mueven todas sus vértebras, en cambio si nosotros quisiéramos hacer eso, veríamos que no somos capaces.

 

hernia 3

Imagen tomada de aquí.

 

¿Por qué perdemos movilidad en la columna?

El cuerpo sigue una premisa básica de ahorro energético. Si una articulación no se usa casi, pierde su movimiento y se anquilosa. Esto acaba provocando que una persona con vida sedentaria mueva bien 10 o 12 vértebras, en lugar de las 24 que mueve correctamente una persona que haga deporte y tenga flexibilidad.

Los discos se encargan de absorber el peso de la gravedad, los impactos…de modo que en una persona con poca movilidad en su columna, el trabajo recaerá en 12 discos, en lugar de en 24, lo cual provoca que trabajen el doble de lo que les corresponde. Esto acortará la vida útil de esos discos y favorecerá un envejecimiento precoz de los mismos. Este envejecimiento se puede traducir en deshidratación discal, prolapsos, protusiones o hernias.

 

 

¿Qué es lo que duele?

Lo primero que hay que señalar es que haber sido diagnosticado de hernia discal no implica directamente que tengamos dolor. Hay muchas veces que las hernias se diagnostican de forma casual al hacer alguna prueba diagnóstica de imagen. Hay muchas hernias asintomáticas y la persona no sabe que la tiene. Al revés, también hay personas con muchos dolores de espalda que no tienen ninguna hernia. El dolor puede venir de los músculos contracturados, los ligamentos irritados, la capsula articular...

 

hernia 4

Imagen propia de Innofisio.

 

 

Entonces, si tengo una hernia y siento dolor, ¿qué es lo que me pasa?

Podemos distinguir diferentes tipos de dolores derivados de una hernia discal.

 

hernia 5

Imagen propia.

 

 

¿Qué hace mi cuerpo ante una hernia?

Lo primero que va a hacer nuestro cuerpo ante una hernia es crear una respuesta inflamatoria local para intentar reparar la zona mandando un montón de células. Además se va a producir una contractura de la musculatura de alrededor. Esto sirve para evitar que se produzca más daño en la zona.

Muchas veces el propio cuerpo puede ser capaz de reabsorber parte del núcleo pulposo herniado sin necesidad de ayuda externa. En estos casos actuarán nuestros macrófagos para intentar recuperar la zona. Pero estas células pueden ser un arma de doble filo. Al ser tan potentes pueden destruir parte de tejido sano en su intento por luchar contra la inflamación. Esto puede dar paso a una inflamación crónica, donde ya no duele la hernia, sino la irritación de la zona.

 

¿Cómo me ayuda la medicación?

Hay que dejar claro que la medicación que se receta en la mayoría de los casos va destinada a combatir los síntomas que produce la hernia. No va a tratar la causa, ni va a hacer que ésta desaparezca.

Estos fármacos van a luchar principalmente contra la inflamación, el dolor y las posibles contracturas musculares asociadas al proceso. Los medicamentos más frecuentes serán los antiinflamatorios no esteroideos (AINES), antiinflamatorios esteroideos o corticoides, relajantes musculares y analgésicos.

 

 

¿Cómo me ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia va a tener una misión parecida a la ayuda farmacológica. Con fisioterapia no se consigue que desaparezca la hernia. Vamos a trabajar sobre los síntomas que produce en intentar evitar que aparezcan otras. Los objetivos a perseguir en las sesiones de nuestra clínica de fisioterapia Madrid buscan dos cosas:

Control de la inflamación y del dolor:  ayudar a relajar la musculatura contracturada.

Mejorar las posturas para que no sufran tanto los discos vertebrales. Objetivos:

 

 

Cuando me proponen una operación, ¿qué me van a hacer?

En la mayoría de los casos, en la operación lo que se hace es absorber la parte del núcleo pulposo. Así éste no presionará ninguna estructura. Si el disco estuviera muy deshidratado, ambas vértebras comenzarán a rozar. Evitamos la fricción fijándolo con una placa. Así, esas dos vértebras se comportarían como una sola.  Al no haber movimiento en la zona, no habría dolor ahí.

No hay que olvidar, que el trabajo que se deja de hacer en esa zona, lo asumirá otro disco, y ese disco se desgastará de forma precoz también. Por ello es tan importante mantener la movilidad de la columna lo mejor posible

 

 

¿Cuándo se debe operar una hernia discal?

 

Esta pregunta no tiene una contestación fija, debe ser un consenso entre el cirujano y el paciente. Pero la última palabra siempre debe tenerla el paciente una vez tenga toda la información sobre el procedimiento a realizar. Normalmente se recomienda operar una hernia cuando hay un compromiso nervioso que produce dolor, adormecimiento y pérdida de fuerza muscular. También se recomienda el tratamiento quirúrgico cuando el dolor es insoportable para el paciente y no se calma ni con medicación ni con fisioterapia.

 

Imagen de portada tomada de aquí.

El hacer clic en “aceptar” supone estar conforme con nuestra Política de Cookies. Para más información vaya a www.innofisio.com/politica-de-cookies/.