logo innofisio
icono facebook icono instagram icono youtube icono telefono icono ubicacion
Pide Cita

ME DUELE LA ESPALDA, ESTOY EMBARAZADA.

¿Puedo ir al fisioterapeuta? ¿Que alternativa hay a los fármacos?

 

 

Estar embarazada es un proceso maravilloso, donde hace falta cuidarse y estar preparada para todos los cambios que va sufrir el cuerpo en tan corto periodo. En Innofisio queremos estar cerca de vosotras. Os ayudamos y damos confort para que todos los cambios que experimenta vuestro cuerpo durante la gestación sean lo más fisiológicos e indoloros posibles.

A veces, el embarazo es un periodo donde todo se percibe en las futuras mamás como si fueran de cristal. Parece que es un periodo lleno de restricciones y prohibiciones. De esta forma se olvida que existen terapias como la fisioterapia y la osteopatía que pueden ayudarnos ampliamente.

 

embarazada

Imagen tomada de aquí.

 

¿Cuáles son los cambios que experimenta la mujer embarazada?

 

Los síntomas que se tienen en un embarazo son variados y dependen mucho de cada mujer y de cada embarazo. Lo más normal es que existan cambios de humor y físicos debido a las variaciones hormonales que la mujer va experimentando.

Los primeros cambios físicos evidentes son el crecimiento del pecho y mayor sensibilidad de éste, junto con el aumento del volumen abdominal. Suelen estar más cansadas y pueden tener náuseas (por aumento de una hormona llamada gonadotropina coriónica, HCG). Incluso pueden sufrir mareos.

Poco a poco va aumentando el peso y volumen del feto. Por compromiso de espacio va a comprimir el estómago e intestinos pudiendo complicar las digestiones y provocar estreñimiento. El hígado y diafragma son los siguientes que se comprimen haciendo que nos fatiguemos más. De la misma forma hacen que el ritmo cardíaco y la respiración aumenten. Cuando la presión la recibe la vejiga hace que necesitemos ir al baño mas veces.

 

 

Síntomas en la mujer embarazada

 

Entre un amplio abanico, los mas frecuentes y a destacar son:

 

La lumbalgia durante el embarazo

Conforme se va aumentando de peso en la región abdominal, el centro de gravedad del cuerpo va cambiando. Éste se encuentra más abajo y hacia delante. Por este motivo la musculatura de la espalda necesita trabajar más para conseguir que el cuerpo vaya erguido. Esto provoca tensión en dicha musculatura y la posible aparición de la lumbalgia.

 

La ciática en la mujer embarazada

Además de la sobrecarga a nivel lumbar se ve alterada la forma de andar. Se pasa a caminar en rotación externa (con los pies hacia fuera), lo que favorece la compresión del nervio ciático por parte de la musculatura, sobre todo en la última etapa del embarazo. Esto es debido a que el feto se va encajando y la pelvis se va “abriendo milimétricamente”. Este proceso es necesario para dar paso en unos meses a la salida del bebé.

 

Imagen tomada de aquí.

 

Hay alternativas al tratamiento del dolor sin necesidad de tomar fármacos

 

No debemos olvidar que durante la gestación no es conveniente que la mujer tome fármacos. Así, mediante los tratamientos manuales, conseguimos aliviar tensiones de manera totalmente inocua. Y por supuesto sin que existan efectos secundarios para la paciente ni su bebé.

 

 

¿Cómo voy a ir al fisio si no me puedo tumbar boca abajo?

 

La primera imagen que nos viene a la cabeza para tratar el dolor de espalda es tumbado boca abajo en una camilla. Esto es un error ya que los fisioterapeutas y osteópatas contamos con alternativas posicionales a la hora de tratar.. Para que podáis estar cómodas durante el tratamiento podemos modificar la posición al trataros. Lo normal será estar tumbadas de lado con una almohada entre las piernas y otra bajo el cuello que os aporte confort. A veces se pedirá estar sentadas apoyando los brazos y cabeza sobre la camilla.

 

 

¿Cómo varía el tratamiento a lo largo del embarazo?

 

En el primer trimestre, en caso de ser necesario, el tratamiento que hacemos es suave y sin interferir para nada en el buen desarrollo del feto. Es un trimestre muy importante en la buena formación de éste.

A partir del cuarto mes, el feto está totalmente formado; ahora tiene que madurar y crecer. La madre va cogiendo más peso y los cambios anatómicos van generando tensiones. De este modo, en esta fase incidimos en tonificar la musculatura (mediante las clases de pilates adaptadas a las embarazadas). También con esto mantenemos una buena movilidad en las articulaciones.

Mantener las articulaciones sin restricciones de movilidad permite lograr un embarazo mas cómodo y con mejor calidad de vida.

 

Imagen tomada de aquí.

 

Durante el último trimestre, los problemas más frecuentes vienen derivados de la congestión venosa, la retención de líquidos, la compresión de los paquetes nerviosos y el aumento de la relaxina. En este momento os ayudamos mediante técnicas de drenaje y comprobando que las articulaciones estén en perfecto estado de movilidad. Además, como fisioterapeutas expertos en maternidad, os iremos explicando y resolviendo dudas sobre el proceso del parto, la lactancia, el porteo, y os ayudaremos una vez pasado el parto a ti y a tu bebé (mediante la osteopatía infantil) verificando que ambos estéis bien.

 

*Imagen de portada tomada de aquí.

El hacer clic en “aceptar” supone estar conforme con nuestra Política de Cookies. Para más información vaya a www.innofisio.com/politica-de-cookies/.