logo innofisio
icono facebook icono instagram icono youtube icono telefono icono ubicacion
Pide Cita

ROTURA FIBRILAR

 

 

Cunado estamos haciendo deporte y de pronto notamos una sensación de pedrada en el músculo con un hematoma a poco tiempo. ¿Qué es exactamente lo que me ha pasado?

 

Imagen tomada de aquí.

 

Probablemente se trate de una rotura total, parcial o un  desgarro de fibras. Esta lesión provoca dolor muscular fuerte. Normalmente suele ir acompañada de un hematoma posterior  debido a la rotura de los vasos sanguíneos presentes en el músculo.

 

 

Clasificación

La clasificación de la rotura muscular varía según la extensión del daño fibrilar. Se divide en tres grados:

 

Grado 1 (rotura fibrilar)

Es la más frecuente, produciéndose una rotura microscópica a nivel de las fibrillas musculares. No se puede ver con pruebas diagnósticas de imagen.
El paciente refiere un dolor violento, tipo “pedrada”, acompañándose de pérdida de fuerza a causa del dolor.

 

Grado 2 (rotura parcial)

Representa el 20% de las roturas fibrilares. En la ecografía se aprecia la rotura muscular, además de un hematoma intramuscular. Debido a esto, en el grado II se aprecia deformidad y hundimiento del músculo en la exploración física.

 

Grado 3 (rotura total)

Éste es el grado en el que la lesión es mayor ya que existe una rotura amplia el músculo, separándose en dos partes, y ambos extremos se retraen.
Se acompaña de dolor intenso, impotencia funcional completa y deformidad. En estos casos es necesaria la intervención quirúrgica para suturar los extremos del músculo roto.

 

Imagen tomada de aquí.

 

 

Causas de la rotura muscular

La causa más frecuente de la rotura muscular grado 1 y 2 es el sobreestiramiento. Esta situación se da cuando el músculo se estira más allá del rango normal, porque el músculo no esté bien caliente, bien hidratado o porque presente una zona cicatricial que no es capaz de estirarse correctamente.

Las roturas parciales suelen ocurrir en la fase de cambio de ritmo en la práctica deportiva,  al acelerar o al estirar un miembro en el transcurso de la actividad física.

La causa más habitual de rotura grado 3 suele ser un traumatismo directo sobre la zona.

 

 

Tratamiento de rotura muscular

Excepto para el grado 3 de lesión por rotura muscular está indicado el tratamiento fisioterápico y osteopático desde las 48-72 horas posteriores a la producción de la rotura muscular.

Por otro lado, para la lesión de grado 3, al haber una falta de continuidad total de los tejidos musculares, es necesario un tratamiento médico-quirúrgico. El fisioterapeuta entraría a formar parte activamente de la recuperación y vuelta a la actividad del paciente, pero después de la cirugía y el reposo y protocolo recomendado por el cirujano.

 

En nuestro tratamiento recomendamos:

 

rotura2

Imagen tomada de aquí.

 

Consecuencias de una rotura muscular

Cuando un músculo sufre una rotura, con el tiempo acabará teniendo una cicatriz en la zona donde se rompió. Al igual que pasa en la piel cuando nos hacemos un corte, quedará una señal en el tejido.

Además el tejido cicatrizal nunca va a ser igual que el tejido que había antes de la rotura. Con esto queremos explicar que esa zona del músculo no va a ser capaz de contraerse, ni de estirarse de la misma manera que lo hacía antes. Por eso mismo es tan importante el tratamiento de las roturas musculares para evitar problemas crónicos en la zona.

 

 

Imagen de portada tomada de aquí.

El hacer clic en “aceptar” supone estar conforme con nuestra Política de Cookies. Para más información vaya a www.innofisio.com/politica-de-cookies/.