Centro de Fisioterapia en Madrid: Innofisio
icono facebook icono instagram icono youtube icono telefono icono ubicacion
Pide Cita

PILATES EN UNA CLÍNICA Y EN UN GIMNASIO... ¿Qué diferencia hay?

 

 

Parece que el pilates lleva unos años de moda y eso ha hecho que vayan surgiendo muchas variantes y con ello mucha confusión.

La gente llega hasta nuestra clínica de fisioterapia en Madrid porque el médico les ha recomendado Pilates “bien hecho” para recuperarse de una lesión, y es cierto que muchos de nuestros alumnos describen sus clases como aquello que les permite estar bien. Con esto no queremos decir que en los gimnasios no se haga de manera correcta, como en todo, siempre hay excepciones. Lo que queremos diferenciar es que la gente que acude a una clínica a hacer Pilates, en la gran mayoría de ocasiones, tienen necesidad especiales, lesiones que hay que tener en cuenta a la hora de adaptar cada ejercicio. Es sobre todo para estos casos, donde recomendamos a la gente que acuda a un centro especializado donde un fisioterapeuta les adapte la clase, y el número de alumnos por clase sea reducido para poder supervisar a todos.

No podemos olvidar que nuestro cuerpo está hecho para moverse, y en muchos casos ese movimiento es el que cura la lesión; pero no nos vale cualquier movimiento. Visto desde fuera, las clases de Pilates no son muy distintas de una clase de gimnasia tradicional, pero la realidad es bien distinta. Os vamos a explicar dónde radica la diferencia.

Las clases de Pilates buscan el trabajo de los conceptos básicos sobre los que se fundamenta el movimiento del cuerpo.

 

chica haciendo pilates frete al espejo

 

Pilates busca estabilidad. Para que una parte del cuerpo se pueda mover, otra parte del cuerpo tiene que estabilizarnos bien.

Un ejemplo de ello es, escribir apoyando la mano, o hacerlo en una pizarra. Si yo puedo apoyar mi mano en el papel, los músculos de mi mano pueden trabajar correctamente y escribiré con buena letra; por el contrario, si no me puedo apoyar, la mano se crispa y no puedo hacer el movimiento fluido.

Muchas veces nos fijamos más en lo que tenemos que mover, que en lo que tenemos que estabilizar. Al no estabilizar bien, el movimiento no fluye y el cuerpo empieza a sufrir.

 

 

Buscamos tratar de crear patrones de movimiento correctos que borren los patrones erróneos que nos han llevado a lesionarnos.

 

Buscamos cambiar vuestra postura a través de Pilates

 

Es frecuente que queramos tener la sensación de cansancio tras una clase, tenemos la sensación de que si salgo rendido, es que he trabajado más. Esto provoca que se le dé más prioridad a la cantidad de ejercicio realizada, frente a la calidad del mismo. El objetivo de repetir siempre los mismos ejercicios es que se mecanicen de forma que cuando tengamos que hacer eso gestos en nuestra vida diaria, los hagamos de manera correcta y sana. Los movimientos complejos, suelen ser varios ejercicios simples ejecutados a la vez. Es necesario tener integrados bien los movimientos sencillos para más adelante hacer los movimientos complejos.

También conviene recordar, que para poder hacerlos bien, hay que hacerlos despacio y con control.

 

 

Buscamos integrar la respiración en el movimiento

 

Cuando nos centramos en hacer un ejercicio determinado tendemos a quedarnos sin respirar. Buscamos es cambiar nuestros patrones movimiento en nuestro día a día mientras respiramos; si para hacer el ejercicio bien, tenemos que dejar de respirar, no lo podremos hacer correctamente en nuestro día a día. En todos los ejercicios se marca la respiración, para aprender a movernos bien, respirando. Al hacer eso, nuestro cuerpo se oxigena mejor, nuestro diafragma no se bloquea (que eso da mucho problemas) y el cuerpo funciona mejor.

 

chica haciendo la postura de la estrella de pilates

 

 

Buscamos evitar el efecto de la gravedad en nuestro cuerpo

 

Todos hemos visto como nuestras abuelas iban encogiendo debido a que las vértebras y los discos van perdiendo altura. Eso hace que la columna se mueva peor y genere muchas molestias. Es por eso que en clase siempre os pedimos que tratéis de alargaros. Alargaros como si tuvieseis un pincel en la cabeza y quisierais pintar el techo. Al efecto de la gravedad se suma la compresión que provocan los músculos que rodean a la columna. Estos músculos, si no se estiran, cada vez se quedan más acortados. Poco a poco se convierten en algo así como "un traje que nos quedase pequeño" y nos impide movernos.

Si conseguimos estirar dicha musculatura, nuestra columna funcionará mejor y retrasaremos el aplastamiento vertebral secundario a la edad. Es verdad que hacer esa elongación no es fácil ni intuitiva. Cuando lo conseguís, genera un antes y un después en vuestra postura.

 

 

Buscamos que entendáis por qué os duele y cómo evitarlo

 

Cada mes os presentamos un objetivo. En todas las clases os vamos contando cómo funciona esa parte del cuerpo. Qué lesiones aparecen si eso falla. Cómo evitar que pase. cómo identificar algo que se está moviendo mal antes de que se lesione para poder prevenirlo. Aquí podéis ver un ejemplo de cómo están organizadas las clases.

Si realizamos los ejercicios sin control, con prisa, sin focalizarnos en cómo estabilizar el tronco, no habrá diferencia entre una clase de Pilates y una clase de gimnasia. Es por eso que la fisioterapeuta siempre os supervisa, os corrige y os recuerda las correcciones que necesitáis hacer.

 

clase de pilates con alumnos y profesora corriendo los ejercicios

 

 

El hacer clic en “aceptar” supone estar conforme con nuestra Política de Cookies. Para más información vaya a www.innofisio.com/politica-de-cookies/.