logo innofisio
icono facebook icono instagram icono youtube icono telefono icono ubicacion
Pide Cita

FISIOTERAPIA Y OSTEOPATÍA

¿En qué consisten? ¿Cuáles son sus diferencias?

 

 

Muchos pacientes nos preguntan las diferencias y similitudes que existen entre la fisioterapia y la osteopatía. No tienen claro que son, que titulaciones son oficiales y las técnicas que usan cada una de ellas.

Por esto, queremos aclarar los conceptos en la siguiente entrada.

 

 

¿Qué es la fisioterapia?

 

En España, la fisioterapia es un grado universitario que tiene una duración de 4 años.

En 1968, la Organización Mundial de la Salud (OMS) creó la definición de fisioterapia. La define como la ciencia del tratamiento por medio del ejercicio terapéutico y agentes físicos (calor, frío, luz, agua, masaje y electricidad). Incluye, además, la ejecución de pruebas eléctricas y manuales para determinar el valor de afectación y fuerza muscular. También, pruebas para determinar capacidades funcionales, la amplitud del movimiento articular y medidas de la capacidad vital. El fisioterapeuta tiene la capacidad formativa para aplicar todas estas terapias. No sólo damos masajes sino que existen fisioterapeutas especializados en neurología o respiratoria, pasando por cardiología, y sin olvidar nunca el sistema músculo-esquelético, sobre todo con ejercicio terapéutico, entre muchas otras áreas de salud.

 

fisiovsoteopatía

Imagen tomada de aquí.

 

 

¿Qué es la Osteopatía?

 

La osteopatía es la ciencia médica que trata al individuo de manera global y holística. En su acercamiento diagnóstico busca la causa y el origen de la lesión. Busca y atiende las zonas de hipomovilidad, es decir, zonas que no se mueven correctamente o que están bloqueadas.

Su abordaje completo hace que abarque todas las esferas del paciente (estructural, craneal y visceral) con test y técnicas específicas de diagnóstico y tratamiento.

En España, actualmente y según la legislación vigente, la Osteopatía carece de regulación como profesión independiente. “La legislación española (Real Decreto 1001/2002) establece que son funciones de los fisioterapeutas, entre otras, el establecimiento y la aplicación de cuantos medios físicos puedan ser utilizados con efectos terapéuticos en los tratamientos […] y la realización de actos y tratamientos de masaje, osteopatía, quiropraxia, técnicas terapéuticas reflejas y demás terapias manuales específicas, alternativas o complementarias afines al campo de la fisioterapia”.

 

La formación del fisioterapeuta como profesional sanitario, reconocido por el Ministerio de Sanidad y Política Social, incluye expresamente a la osteopatía como disciplina específica durante su formación universitaria.

 

 

 

¿Qué formación tiene un osteópata en España?

 

En la mayoría de las universidades a los estudiantes de fisioterapia se les enseñan conceptos básicos de osteopatía. Como la formación es ampliable, aparecen los másteres de formación complementaria.

 

Actualmente, la formación en osteopatía va dirigida a fisioterapeutas, ya que son los únicos que legalmente pueden cursarla. Se considera una formación de postgrado o máster universitario. Su duración varía de unas escuelas a otras pero en general se compone de 5 o 6 cursos anuales.

 

En algunos casos, y fuera de la ley, existen escuelas donde se enseña osteopatía a personas que no tienen ninguna formación universitaria en fisioterapia. Desconocemos como se organizan los cursos y los conocimientos que reciben estos alumnos. Queremos dejar claro que la osteopatía debe ser competencia de la fisioterapia, a partir de la que se establecen las bases sanitarias, fisiológicas, biomecánicas y anatómicas de un abordaje terapéutico. Tal y como publica el Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía en su web, sólo los fisioterapeutas con formación especifica de más de 1.500 horas de formación en osteopatía pueden ejercerla.

 

 

Entonces, ¿cuáles son las cosas que tienen en común la fisioterapia y la osteopatía?

 

Lo principal, y lo más importante, es que ambas disciplinas tienen como objetivo mejorar la salud del paciente. Cuando se realiza un buen diagnóstico y tratamiento podremos tratar las patologías de los pacientes y ayudar a prevenir lesiones posteriores.

 

En la práctica, muchas técnicas de fisioterapia, en concreto de terapia manual, son muy parecidas a algunas técnicas osteopáticas. Por esto es complicado separar totalmente a una disciplina de la otra.

 

Por otro lado, ambas persiguen la salud del paciente y abarcan no solo un carácter curativo de este, sino también preventivo en su salud.

 

 

¿Y cuáles son las diferencias más evidentes?

 

Una de las diferencias más claras es el método de diagnóstico que se le realiza al paciente. En osteopatía como hemos dicho, se da un enfoque más holístico. Se busca integrar todas las esferas de la salud del paciente. La fisioterapia quizá se centra más en la zona de la lesión para buscar el origen y sobre todo en causas del aparato locomotor, sin tener en cuenta la parte visceral y fluídica del paciente.

 

También hay que destacar la parte de electroterapia de la fisioterapia donde se usan diferentes máquinas para el diagnóstico y tratamiento. Sin embargo, en osteopatía básicamente se hace un diagnóstico y tratamiento manual.

 

Otra diferencia básica es la frecuencia entre los tratamientos. En fisioterapia y según la patología se pueden hacer sesiones a diario. En osteopatía en casi ningún caso se hacen sesiones con menos de tres días de diferencia. Lo más normal dejar hasta una semana o diez días entre las sesiones. Esto se debe al principio osteopático de autorregulación del cuerpo. Buscamos dejar tiempo al propio organismo para recuperarse con la ayuda de nuestro tratamiento. Este principio también es bastante característico de la osteopatía: “nosotros no curamos, facilitamos la curación propia de nuestro organismo”.

 

Conviene aclarar que, a veces, el origen de la polémica de las terapias complementarias en las que engloban a la osteopatía se basa en que hay muchos títulos que se están otorgando en España que carecen de la validez que piden en el resto de Europa para ser homologados. De modo que el problema no es "el osteópata" sino el osteópata que ha cursado una formación de escasa profundad clínica como para poder tratar de manera correcta.

 

Le animamos a saber en manos de quien se pone, y recuerde que en España para ser osteópata como se entiende en Europa, hay que haber cursado primero fisioterapia.

 

Imagen de portada tomada de aquí.

El hacer clic en “aceptar” supone estar conforme con nuestra Política de Cookies. Para más información vaya a www.innofisio.com/politica-de-cookies/.