logo innofisio
icono facebook icono instagram icono youtube icono telefono icono ubicacion
Pide Cita

DOLORES REFERIDOS VISCERALES

 

 

En nuestra consulta, ya que hacemos un diagnóstico y tratamiento global y holístico, encontramos dolores que no tienen su causa justo en la zona que duele. Son dolores referidos de otras zonas de nuestro cuerpo.

 

Es muy frecuente que existan dolores corporales que nos muestren alguna “queja” de ciertos órganos. Es fundamental conocer esa interrelación para hacer un correcto abordaje de los síntomas del paciente, y de esta forma resolverlos.

 

En el siguiente post vamos a explicar la interrelación entre los órganos y el sistema músculo esquelético. También explicamos cómo abordamos este tipo de dolor en nuestra consulta.

 

Aunque el concepto de dolor es muy amplio, tal y como ya detallamos en este otro post de nuestra web, ahora nos vamos a centrar en los detalles de los dolores referidos.

 

 

¿Qué son los dolores referidos?

 

Los dolores referidos son dolores a distancia. La diferencia con el irradiado es que las vías nerviosas están perfectas, sin lesión. En este caso, el dolor se produce gracias a que hay varias estructuras distintas en nuestro cuerpo que son controladas por un mismo nivel de nuestra médula espinal (metámera). Por esto, la lesión en una zona puede generar dolor a distancia a otra zona controlada por el mismo nivel de nuestro sistema nervioso que la inicial. Sería de forma referida, sin que exista lesión en las vías nerviosas en sí.

 

Un ejemplo de dolor referido sería el que se percibe cuando tenemos un punto gatillo activo en algún músculo. Esto es como el dolor en la cara anterior del hombro por un punto gatillo en el músculo infraespinoso.

 

 

¿Cómo se produce?

 

La información de dolor de un órgano llega de forma no consciente a una parte de la médula. De ahí sube hasta nuestro cerebro donde lo hacemos consciente y presente.

Pues bien, la zona de la médula que recoge esa sensación de dolor visceral es la misma que capta dolor en áreas concretas de la piel de nuestro cuerpo.

 

Sobre una misma neurona medular, donde se recoge la información dolorosa de un órgano, también coincide que se registra información dolorosa de la piel, entre otros registros.

 

De esta forma, cuando llega sensación dolorosa de un órgano a la médula, y esa información sube al cerebro, este puede no discriminar si es dolor visceral o si es de otra zona del cuerpo (correspondiente a una zona de piel específica). De ahí la sensación de dolor en áreas del cuerpo a distancia cuando existe una afectación en un órgano. El cerebro reconoce ese dolor como cutáneo en vez de visceral.

 

 

Algunos ejemplos de dolores referidos viscerales son:

 

 

 

¿Cómo lo resolvemos?

 

En nuestra clínica Innofisio, gracias a nuestra formación post universitaria tenemos un amplio conocimiento que nos permite hacer un diagnóstico global. De esta forma tenemos muy en cuenta la frecuente presencia de este tipo de dolores referidos viscerales.

Para nosotros es importantísimo un correcto diagnóstico. Así elegimos y programamos el tratamiento mas adecuado para nuestros pacientes. Por supuesto, este tratamiento siempre va enfocado a la causa.

 

En el caso que nos ocupa con nuestros tests, detectamos la víscera afectada, la cual supone el origen del dolor, aunque este se encuentra a distancia de la zona que duele.

Referente a esto, y de forma mas amplia y detallada, aquí explicamos como es nuestra forma de trabajar y la organización de nuestras sesiones.

 

Así, depende de la lesión del órgano que observemos desarrollamos las técnicas más adecuadas para el tratamiento del dolor.

 

Imagen de portada extraída de aquí.

El hacer clic en “aceptar” supone estar conforme con nuestra Política de Cookies. Para más información vaya a www.innofisio.com/politica-de-cookies/.